Prensa obreira

CNT presente no debate asociativo de Médicos Sin Fronteras

CNT fixo acto de presencia na sede de Médicos Sin Fronteras o día no que o asociativo se reunía para ter un debate sobre "os riscos da democracia" e a posición da organización ante o "novo orde mundial de gobernos populistas".

Compañeiras e compañeiros do sindicato en Barcelona achegáronse para repartir información e denunciar as políticas laborais represivas ás que é sometido o plantel de captación de fondos.

Recordaron ás asociadas e asociados, que son as persoas que teñen voz e voto na asamblea, que Médicos Sin Fronteras foi recentemente condenada por discriminación, por modificación substancial das condicións de traballo, e que están vistas para sentencia dúas das máis de 70 causas abertas contra a organización.

Tamén se recordou a persecución daquelas persoas que reclaman os seus dereitos e a falta de depuración de responsabilidades no seo do departamento de recursos humanos.

Desde la Sección Sindical de la CNT en Médicos Sin Fronteras queremos aprovechar este debate asociativo para poder llegar a los asociados y las asociadas y poner en vuestro conocimiento las deplorables condiciones laborales de los equipos de captación (F2F/D2D) y el trato que recibimos por parte de la ONG.

Hace más de un año decidimos organizarnos para reclamar unas condiciones laborales mínimas después de ver durante años el trato que han recibido cientos de trabajadoras y trabajadores que han pasado por nuestros equipos. Desde el primer momento, tratamos de establecer una vía del diálogo con las responsables del departamento de RRHH. Estas reuniones resultaron infructuosas al no ser escuchadas ninguna de nuestras peticiones. Por su parte, se utilizó nuestra buena fe para dilatar los procesos judiciales que no quisieron resolver. Asesoradas por el despacho Deloitte, MSF ha demostrado mala fe y tretas empresariales en todos los procesos judiciales, tratando siempre de apurar los plazos para dilatar condenas judiciales en vez de sentarse a dialogar, cuando no nos ha ofrecido dinero para comprar nuestra dignidad y terminar con el conflicto.

Las trabajadoras y trabajadores de los equipos de captación estamos inicialmente contratados en fraude de ley. Además, a estos contratos se les suma a una cláusula de rendimiento. El no asociar semanalmente a las personas que se nos exige por contrato conlleva una amonestación disciplinaria, que en caso de ser recurrente permite a la empresa reservarse la decisión de rescindir el contrato unilateralmente. Este modelo de despido disciplinario se realiza sin el preaviso legal a la trabajadora o trabajador, sin la indemnización correspondiente y sin ningún tipo de derecho.

Desde la Sección Sindical de la CNT consideramos esta cláusula abusiva ya que se trata de una cláusula de rendimiento homogénea para todas las trabajadoras y trabajadores cuando trabajamos en contextos y ubicaciones muy diferentes. Es la propia organización de los equipos quien decide dónde trabaja cada persona, lo cual les permite poner en los peores sitios de trabajo a aquellas personas que se han atrevido a discrepar de las políticas laborales con el objetivo de que obtengan unos peores resultados y poder despedirlos libremente. Además, esta cláusula no ha sido negociada, sino que es la empresa quien la impone de manera unilateral.

Estos objetivos resultan inviables ya que más del 87 % de la plantilla no lo consigue de manera regular siento amonestados. La empresa aprovecha estas circunstancias para despedir a su antojo, evitando que las plantillas se estabilicen e infundiendo el miedo, dificultando así la organización de las trabajadoras y los trabajadores en materia sindical.

Desde la Sección Sindical hemos interpuesto conflicto colectivo contra esta cláusula y a día de hoy nos encontramos a la espera de sentencia por parte del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Son muchas las denuncias interpuestas por la Sección Sindical de la CNT ante los juzgados de los social por las que ha sido condenada MSF: modificación de las condiciones de trabajo, vulneración de derechos fundamentales y discriminación por motivos de nacionalidad hacia una trabajadora y un trabajador. Así mismo, estamos a la espera de juicio de más de 70 demandas que se han interpuesto contra la empresa por las deplorables condiciones laborales, amonestaciones disciplinarias injustificadas, así como por los despidos debidos a la represión sindical y vulneración de derechos fundamentales de casi la totalidad de las trabajadoras y trabajadores que componemos la Sección Sindical.

MSF ha sido condenada por vulneración de derechos fundamentales y discriminación por razones de nacionalidad hacia una compañera y compañero. Eran las únicas personas que seguían teniendo un contrato en fraude de ley, pese a su antigüedad en la empresa. Aun tratando de hablar con la responsable de RRHH y habiendo pedido que se equipararan sus condiciones laborales a las del resto del personal, MSF hizo caso omiso y quiso llegar a los juzgados. La empresa ha negado a toda la plantilla la sentencia condenatoria que por otro lado ha recurrido. Ha empezado una campaña de represión y desprestigio hacia estas personas con el objetivo de perjudicarlas en su vida personal tratando de dilatar la renovación de los permisos de residencia que como empleador le corresponde, reculando finalmente ante una nueva demanda.

A través de varias cartas escritas a la Junta Directiva hemos denunciando nuestra precaria situación laboral, los abusos patronales, la represión sindical y el ninguneo público al que nos vemos sometidas las trabajadoras y trabajadores que nos atrevemos a denunciar estas prácticas empresariales. Incluso pusimos en conocimiento de la JD el caso de discriminación por motivos de nacionalidad. En ningún momento obtuvimos respuesta. A día de hoy, las personas del departamento de RRHH responsables de las condenas a MSF siguen ocupando su sitio sin que se haya depurado responsabilidad alguna, lo cual nos lleva a pensar que o la JD no quiere saber lo que pasa en la Organización o es cómplice de esta situación.

La precaria situación de los equipos de captación es insostenible. Los derechos laborales no están garantizados, el propio trabajo no está garantizado de una semana para otra, sino que queda a decisión de la empresa y sus políticas, semejantes a las de cualquier multinacional tomando como modelo a gigantes como H&M, Unilever o Erosky, donde se han inspirando las y los responsables del departamento de RRHH.

Seguiremos denunciando la precariedad laboral y la represión mientras MSF no cambie sus políticas laborales.