Prensa obreira

C.N.T

Distribuir contido
Actualizado: hace 1 hora 34 min

Abrazos

9 Xuño, 2014 - 22:42

COLUMNISTAS | ENRIQUE HOZ

De niño era socio de un Club Recreativo donde se realizaban numerosas actividades lúdicas y la mayoría de los domingos teníamos sesión de cine. Un día nos proyectaron una película cuyo argumento iba en la onda de la archiconocida Tiburón con la diferencia de que, en este caso, le habían asignado el papel de malo a un oso.

Por aquel entonces yo estaba acostumbrado a la candidez del oso Yogui y sus andanzas en el parque de “yelistoun”, así que, de repente, tener en la pantalla a un oso descomunal repartiendo guantazos me hizo regresar a casa un poco temeroso. Al llegar me encontré con que no había nadie. Entré con paso firme. El más leve ruido fue suficiente para imaginar osos saliendo de todas partes y, presa de la angustia, opté por pensar con las piernas. A la carrera crucé la cocina y avancé hacia el balcón convencido de que antes de que me pillase un oso saltaría al vacío. Allí me quedé hasta que llegaron mis padres.

Ver a aquel oso erguido sobre sus patas traseras que de un zarpazo lo mismo arrancaba cabezas que dejaba los cuerpos como un traje de mil rayas, me dejó mal cuerpo. Aunque no siempre usaba este sistema de aniquilación. También recurría a abalanzarse sobre sus víctimas y abrazarlas con tal presión que no paraba hasta que les juntaba el pecho con la espalda.

Abrazar es un instinto, una respuesta natural a sentimientos de afecto, compasión, alegría, ayuda mutua, ahuyenta la soledad, aquieta los miedos... Entre el abrazo del oso y el abrazo como gesto natural social dista un abismo.

Leí que los popes de CCOO y UGT vinieron a Bilbao a celebrar el 1º de Mayo. Qué majos van de la mano, cuando no abrazándose. Alguno de los abrazos de esta pareja ha ilustrado esos grandes Pactos de Estado con los que, nos cuentan, mejora nuestra calidad de vida. Ahora que llegó un nuevo 1º de Mayo, ahora que se acercaron a Bilbao, me gustaría que esas situaciones que ellos provocan con sus abrazos adquiriesen un efecto bumerang y los que ahora sufrimos las consecuencias de tanto abrazo en los despachos tengamos la suficiente capacidad para hacer que a estos politiquillos no les quede otro camino que escapar aterrorizados a sus balcones. De ellos, y nada más que de ellos, dependerá que salten al vacío o no.

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: C.N.T

[Jerez] Jornada en Memoria 130 aniversario "La Mano Negra"

9 Xuño, 2014 - 10:57

Con motivo del 130 aniversario de los graves suceso acaecidos en nuestra ciudad conocido como el proceso de “La Mano Negra”, donde fueron injustamente ejecutados siete trabajadores a garrote vil de manos del estado y otros sufrieron cárcel y torturas, la Confederación Nacional del Trabajo de Jerez de la Frontera (CNT) realizará dos actos en homenaje a las víctimas.

El sábado día 14 de Junio, la primera, a las 11:00 horas en la Plaza del Mercado donde fueron ejecutados, depositando un ramo de flores. Más tarde, a las 12:00 horas, se descubrirá una placa conmemorativa en Plaza de la Arenal en la fachada del edificio de los sindicatos, conteniendo la frase siguiente; “En memoria de los trabajador@s de la F.T.R.E. injustamente ejecutados en el proceso “La Mano Negra” pagando con sus vidas, sufriendo cárcel y tortura de manos del Estado, 1884-2014   (CNT Jerez adherida a la AIT)”.

Igualmente, y dentro de los referidos actos en homenaje a las víctimas, la CNT editará y pondrá a la venta un libro donde se narran los hechos acaecidos, antes y durante el proceso en junio de 1884, así como las causas que lo originaron. Para ello, hemos contado con la inestimable aportación del historiador José Luis Gutierrez Molina, conocedor e investigador de la historia social de la zona occidental de Andalucía, mostrándole a través de esta nota, nuestro más sincero reconocimiento que hacemos público.

Contra toda forma de represión, opresión y explotación ¡¡Ni olvidamos, ni perdonamos!!

Categorías: C.N.T

“Mediapost quiere erradicar a CNT para aplicar más recortes”

8 Xuño, 2014 - 21:00

En vísperas del inicio de las negociaciones para la firma del convenio en Mediapost, el sindicato CNT ha advertido sobre los planes de esta multinacional “para quitar derechos a la plantilla, bajar salarios y obtener mayores beneficios”. “Quieren mermar la presencia de CNT en la empresa para dar vía libre a su política de recortes y despidos”, ha denunciado.

Por tales motivos, la central anarcosindicalista ha vuelto a concentrarse este jueves frente a la sede de Mediapost en Euskal Herria, ubicada en la localidad de Mungia. Allí han estado presentes los trabajadores afiliados a CNT que fueron despedidos por esta compañía, “en un claro ejemplo de represión contra quienes luchan por sus derechos”.  

En tal sentido, el sindicato ha destacado que la multinacional “está allanando el camino para perpetrar nuevos ataques contra la plantilla”. “No hay que olvidar que CNT es el único sindicato que ha plantado cara a sus agresiones, lo que nos llevó a realizar tres días de huelga. “La prueba de ello –ha remarcado- es que han despedido a siete afiliados en el último año”. “En cualquier caso, aquellas protestas “permitieron conservar una serie de derechos laborales para la filial de Bizkaia que ahora, de cara al nuevo convenio, la empresa quiere eliminar”. 

Según ha señalado CNT, “la dirección de Mediapost pretende –entre otros aspectos- eliminar los pluses, una de las conquistas obtenidas por CNT mediante la lucha”. “Ahora corremos el peligro de que el comité de empresa -donde están presentes los sindicatos subvencionados- vuelva a dar la espalda a las trabajadoras y trabajadores, negociando medidas que sólo traerán paro y miseria”, ha alertado la central anarcosindicalista.

Categorías: C.N.T

"Los gobiernos usan la red para mantener su poder con el control y la vigilancia"

6 Xuño, 2014 - 14:01

El colectivo Autodefensa Digital, del Sindicato de Telecomunicaciones y Servicios Informáticos de CNT, trabaja para compartir y desarrollar conocimientos informáticos que puedan ser útiles para defendernos de la maquinaria represiva del Estado y de los intereses de las empresas.

L. Martínez | Periódico CNT

Ilustración: Joan Turu

Pregunta.- Hasta hace poco, internet era un espacio donde no llegaban las leyes de los gobiernos, pero eso está cambiando. La red está cada vez más regulada y controlada y las grandes corporaciones tienen un poder cada vez más grande ¿hacia dónde creéis que va el futuro de internet? ¿Se puede hacer algo para cambiarlo?

Respuesta.- El mundo de Internet y de las tecnologías digitales avanza y se transforma muy rápido. Su desarrollo y funcionamiento se basa en los principios capitalistas y autoritarios que gobiernan la sociedad en la cual vivimos, así que dentro de esta red se reproducen los mismos mecanismos de explotación y represión que encontramos en la vida cotidiana. Los gobiernos la usan para mantener su poder con el control y la vigilancia, las empresas para sacar sus beneficios y lo demás para disfrutar de los servicios. Su futuro todavía no está escrito, y creemos que nosotras como usuarios y trabajadoras del ramo podemos jugar un papel fundamental para poderla cambiar y quizá subvertirla.

P.- En estos últimos meses hemos visto varias detenciones por publicar comentarios en Facebook o tuitear ¿cómo funciona la policía en todo lo que tiene que ver con la vigilancia y el control de la red? ¿Ejerce un control y un seguimiento real de los activistas?

R.- La policía y todas las organizaciones con fines represivos están dedicando cada vez más atención a Internet, porque nosotras la usamos a diario para comunicarnos y compartir información con los demás. Generamos una gran cantidad de datos y construimos nuestro perfil social en Internet que está a la vista de todo el mundo. El uso de estos datos está llevando a una transformación del control y del seguimiento, que se limita cada vez menos a las activistas, y que se extiende cada vez más a las masas. La policía pone sus medios para poder vigilar y controlar, pero hay que tener en cuenta que en muchos casos se deja ayudar por las empresas para realizar su trabajo, en general pidiéndole información personal de los usuarios de la empresa. Por otro lado, hay empresas que colaboran con la policía de manera activa, facilitándole sistemas automáticos para acceder a los datos de los usuarios y desarrollando herramientas de control y vigilancia específicas para ella.

P.- ¿El hacktivismo hace daño de verdad al sistema? ¿Es una buena herramienta de lucha? ¿Qué opináis de los hacklabs?

R.- El hacktivismo es un universo de individuos y colectivos diferentes que se mueven según sus principios y objetivos. En los últimos 20 años hemos visto nacer hacklabs, meeting internacionales de hackers, comunidades de software libre, el movimiento de Anonymous y mucho más. Nosotras consideramos este universo un fenómeno intrínseco del mundo digital, que representa el conflicto social generado por los mecanismos de explotación y represión que dominan. Como sindicato revolucionario lo evaluamos positivamente y nos empeñamos a diario para añadir nuestros principios y objetivos a este universo. Hemos empezado en octubre del año pasado, con la publicación de unos apuntes de autodefensa digital y hemos seguido con su difusión gracias a charlas y talleres en Madrid y en Granada.

P.- ¿Por qué deberíamos usar software libre?

R.- El software simplemente son órdenes que un ordenador ejecuta. El movimiento del software libre propugna un desarrollo comunitario de dicho conocimiento y conjuntos de órdenes. Esto tiene ventajas tanto en nuestra privacidad, porque no es tan fácil introducir puertas traseras en algo que todo el mundo puede observar y modificar, como en nuestro desarrollo autogestionario de la sociedad, puesto que se proporcionan de una manera colectiva, cooperativa y no competitiva de necesidades que todos tenemos, como comunicarnos o redactar nuestros trabajos literarios como este periódico.

P.- ¿Cómo nos controlan las grandes corporaciones a través de internet?

R.- El control por Internet se realiza a través del análisis de los datos publicados (como documentos, fotos y vídeos) y con otros datos que los equipos que usamos generan de forma automática (como las IP). Estos últimos datos no suelen ser públicos y sólo el proveedor del servicio tiene acceso a ello. Empresas de todo tipo están muy interesadas en estos datos, porque pueden sacar beneficio de su estudio. Las redes sociales y la gran mayoría de los servicios gratuitos de Internet son un ejemplo claro de este mecanismo. Detrás de ello hay empresas que invierten mucho dinero para ofrecer el servicio y a cambio usan los datos de los usuarios para proporcionarle publicidad específica, hacer estudios de mercado o vender estos mismos datos a otras empresas u organizaciones que puedan estar interesadas en ello.

P.- ¿Los activistas siguen buenas medidas de seguridad en la red? ¿Qué se puede hacer para mejorarla? ¿Se deberían hacer más charlas y talleres que trabajasen sobre esto?

R.- La seguridad es un término medio en el riesgo de los peligros y las medidas de defensa que se toman. No podemos estar totalmente seguros de todos los peligros, tanto en cuestiones informáticas como en otras cuestiones. Todas sufrimos constantemente ataques en la red, ya sean para identificarnos, perfilarnos o espiarnos. Dejar atrás el miedo, conocer las tecnologías y tener un poco de sentido común, deberían ser las líneas que nos guíen para el desarrollo de nuestras medidas de defensa. Las charlas y talleres pueden ser buenas herramientas para tratar el tema de la seguridad informática y difundir conceptos de defensa, pero hay que tener en cuenta que no encontraremos nunca un programa que salvará nuestra seguridad en la red.

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: C.N.T

Presentacion de la seccion sindical de The Phone House

6 Xuño, 2014 - 09:29

Desde el SOV de Madrid queremos informar de la reciente creación de una sección sindical en la empresa The Phone House.

Esta empresa, dedicada a la comercialización de telefonía, y con presencia en todo el estado y en varios países de Europa, siempre ha luchado contra presencia sindical de todo tipo. Han tratado de callar a cualquiera que ha querido exigirles lo que les corresponde. Es por esto y por un sin fin mas de argumentos, que ha llegado el momento de decir BASTA!!!

Esto ha llevado, a lo largo de los años, a un descontento generalizado de lxs trabajadorxs de la empresa, por las prácticas abusivas y represoras que ésta ejerce de manera habitual sobre la plantilla (aplicación de convenios que no corresponden, acoso a lxs trabajadorxs a través de movilidades geográficas imposibles, impago de antigüedad, incumplimiento total de Prevención de Riesgos Laborales… entre otras muchas).

Es por ello que, trabajadorxs de esta empresa y afiliados del SOV. Madrid y el SOV. Iruña, han constituido sendas secciones sindicales en ambos puntos de manera simultánea, el pasado jueves día 22 de Mayo de 2014. Ambas secciones sindicales surgen como instrumento de lucha ante la necesidad de defenderse de la vulneración de derechos que sufren lxs trabajadorxs en la empresa, decidiéndose que la mejor manera de hacer frente a estos ataques, es unirse y organizarse de manera participativa.

Tras la constitución de ambas secciones sindicales, lxs compañerxs están realizando una campaña de información al resto de trabajadorxs de la empresa en ambas localidades, con el fin de compartir las exigencias planteadas a la empresa, y animar a la reivindicación conjunta de los derechos laborales de todxs. Para ello, en Madrid se les ha invitado a participar en una asamblea de trabajadorxs de Phone House, el domingo 8 de Junio, a las 19.00 horas, en la sede de CNT, situado en Tirso de Molina 5, 2º D.

La página web de ambas secciones sindicales, donde irán informando de su actividad sindical, es la siguiente: http://nosreilusionamostp.wix.com/phssm

Desde esta sección sindical no vamos a consentir que se vulneren los derechos de los trabajadores y que sus ataques queden impunes. Vamos a seguir denunciando públicamente las prácticas habituales de esta empresa.

Categorías: C.N.T

"El Bauen es de todo el pueblo y de los trabajadores"

4 Xuño, 2014 - 16:40

El Hotel Bauen, en pleno centro de Buenos Aires, es una de las más conocidas y representativas empresas recuperadas por los trabajadores de Argentina que actualmente se encuentra en peligro de desalojo.

Andrés Ruggeri | Periódico CNT

Fotografía: C. Martín

Ocupado por un grupo de ex trabajadores y militantes sociales el 21 de marzo de 2003, este enorme edificio de 20 pisos fue puesto poco a poco en valor por sus trabajadores hasta que, un par de años después, ya estaba en plena operatividad.

Sus dueños, los empresarios Iurcovich, lo habían construido para el Mundial de fútbol de 1978, en plena dictadura militar, gracias a sus contactos con el corrupto Almirante Lacoste, designado por el “Almirante Cero”, Emilio Massera, para administrar los negociados de la organización del torneo. Iurcovich recibió del BANADE (Banco Nacional de Desarrollo) un crédito de 8 millones de dólares de la época, con los que construyó el hotel y que nunca devolvió. El BANADE fue posteriormente liquidado por el gobierno neoliberal de Carlos Menem, consumando la impunidad de los cómplices civiles de los dictadores. Al avecinarse la crisis, Iurcovich vendió el hotel a testaferros, y finalmente fue abandonado despidiendo a todos los empleados en octubre de 2001. Habrá sido una enorme sorpresa para su hijo y heredero, Hugo Iurcovich, que un grupo de sus antiguos asalariados ocuparan el edificio, impidiendo los posteriores negocios que tendrían pergeñados. A partir de ahí, empezó una acción judicial que llegó hasta la orden de desalojo que los trabajadores auto gestionados recibieron cuando cumplían 11 años de ocupación, el último 21 de marzo.

Entrevistamos a Federico Tonarelli, trabajador y vicepresidente de la cooperativa B.A.U.E.N.

Pregunta.- ¿Qué implica esta nueva orden judicial para los trabajadores del Hotel?

Respuesta.- Esto no empezó ahora. La jueza Paula Hualde ya falló a favor de los Iurcovich a mitad de 2007, cuando vino la primera orden de desalojo. Nosotros nos movilizamos, convocamos a otras organizaciones y movimientos, organismos de Derechos Humanos, estudiantes y trabajadores y generamos una masa de apoyo que sigue siendo nuestra principal garantía. En aquel momento presentamos un recurso y la orden quedó en suspenso, ese recurso fue subiendo hasta la Corte Suprema de Justicia y finalmente la Corte también falló en contra nuestro, a mitad de 2012. Esta es la última instancia, no hay más posibilidades de seguir apelando. Desde lo legal no tenemos más alternativa. Está recontra firme la sentencia: para la justicia el hotel es de Mercoteles (la empresa fantasma de los Iurcovich) y la jueza debería desalojar una empresa con 130 tipos que funciona bien: una locura. Esto se resuelve políticamente, pero no vemos que haya voluntad política en el Congreso

P.- ¿Qué podría pasar en el Congreso, hay una posibilidad de solucionar la cuestión por el lado legislativo?

R.- Sí, nosotros planteamos una ley de expropiación, como tienen muchas otras empresas recuperadas, pero hasta ahora se nos vienen negando. Todas las expropiaciones fueron hechas por las legislaturas provinciales, pero a nosotros la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires no sólo no nos aprobó la expropiación sino que hasta votó (en 2006) una ley en contra. Planteamos el caso en el congreso nacional, pero a pesar de que se presentaron varios proyectos, nunca pasaron el filtro de las comisiones y perdieron estado parlamentario. Pero la semana pasada legisladores oficialistas presentaron un nuevo proyecto, en que por primera vez incorpora lo que venimos denunciando desde hace años: la deuda que los Iurcovich tienen con el Estado como cómplices de la dictadura.

P.- ¿Y de no haber una expropiación que otro camino puede haber?

R.- Como sabíamos que no había muchas posibilidades de expropiar hasta este nuevo proyecto, habíamos presentado una denuncia penal pidiendo se investigue los nexos de los dueños con los genocidas y presentando pruebas de la deuda millonaria que tienen con el Estado, superior al valor del propio hotel. Esta denuncia frenó el desalojo hasta que un fiscal la archivó. El Estado puede hacer valer esa deuda y cobrarse con el hotel, nosotros lo que pedimos es que después se ceda a la cooperativa, porque fuimos nosotros los que lo reconstruimos y lo pusimos en funcionamiento, y somos nosotros la única garantía de que se recuperen esos fondos públicos que la dictadura regaló a sus amigos.

P.- ¿Y de no haber una solución en ese sentido y se intenta consumar el desalojo?

R.- Los trabajadores estamos haciendo una amplia campaña para demostrarle al gobierno, a la jueza y  a los empresarios que no estamos solos en esta lucha, y que si intentan hacer algo así nos van a encontrar resistiendo no sólo a los trabajadores, sino a miles de compañeros y compañeras que van a defender el Bauen porque el Bauen es de todo el pueblo y los trabajadores. Y van a tener que pensarlo dos veces porque el costo político de desalojar el hotel en pleno centro y con tanta legitimidad social, va a ser muy alto para el que se anime a dar la orden. 

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: C.N.T

[Cáceres] Concentración de los trabajadores del Plan de Fomento del Empleo Agrario frente al Ayuntamiento de Coria

4 Xuño, 2014 - 14:48

El pasado día 2 de junio, a las 19:00 h, acudieron los trabajadores del Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) a la Plaza de San Pedro nº 1, dirección del ayuntamiento de Coria (Cáceres), para realizar una concentración en contra de un convenio laboral firmado a la baja por el equipo de gobierno del consistorio y los pseudo-sindicatos UGT, CCOO y CSI-CSIF.

En el citado convenio, estos trabajadores tienen estipulado un salario base de 650 €, prácticamente el mínimo interprofesional. Los trabajadores, afiliados a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), manifiestan no estar de acuerdo con dicho convenio y que no sentirse representados por ninguno de los sindicatos firmantes; y reivindican la negociación de un convenio propio a través del sindicato CNT.

En la concentración podían leerse pancartas con lemas como “¡ya está bien!, queremos un convenio en el que se cuente con los trabajadores”, “asumo mi trabajo, devuélvanme mi salario”, etc. Entre la multitud se podían oír, por un lado, sonoros ruidos emitidos por silbatos, trompetas y otro tipo de instrumentos, y, por otro, cánticos coreados por los manifestantes tales como “Ballesteros, nos tienes hasta los huevos”, “Ballesteros, devuélvenos nuestro dinero”, en alusión al alcalde del municipio, “ladrones con corbata”, “no hay pan para tanto chorizo”, “esto es el comienzo, no nos rendiremos”…

Este mismo día, a las 20:00 h., tuvo lugar un pleno ordinario del Ayuntamiento, motivo por el que se eligió realizar la concentración en esa misma fecha. Tras el pleno, al salir el Alcalde del Ayuntamiento, se acercó a los manifestantes con semblante cariacontecido para intentar hablar con ellos, pero, al no haber acuerdo ni entendimiento, se marchó sin más dilación. Finalmente, la concentración se disolvió a las 20:50 h.

Categorías: C.N.T

Ferias y mercados

2 Xuño, 2014 - 13:40

COLUMNISTAS | MONCHO ALPUENTE

La autodenominada Unión Europea nunca pasó de ser el Mercado Común como se conocía en un principio, una simple corporación de mercaderes sin fronteras y con coartadas para sus rapiñas. Luego vino el primer eufemismo; Comunidad Económica Europea, fuera lo de mercado para borrar pìstas y cubrir huellas.

Ahora es la UE, Unión Europea, la economía desapareció de la denominación de origen cuando más presente estaba que era la economía de mercado la única razón por la que se mantenía vivo el ente, la entidad y al fin y al cabo la identidad europea. Mercado libre para las mercancías, no para las ideas, ni para las personas. Entre Bruselas y Estrasburgo, bajo la tutela de la poderosa economía alemana, la UE es un avispero de intereses encontrados, un conjunto de átomos rabiosos, unidos por el afán de lucro y el poder omnímodo.

Nadie mejor que el ministro Arias Cañete, veterano en estas lides,  para representar su fingido papel de simpático bufón, generoso colega que paga las consumiciones del bar e invita a jamón ibérico a los autocomplacientes burócratas de esa lucrativa organización que paga buenos sueldos y mejores dietas por formar parte de esta comparsa nómada, de esa asamblea en la que todas las decisiones están tomadas por los que pueden tomarlas antes de que se produzcan debates amañados y consensos ya pactados.

Arias Cañete es un parásito de lujo, un ministro de alimentación sobrealimentado que desmiente con su orondo perfil que en España se esté pasando hambre, siempre que unos se conformen con los yogures caducados y otros se nutran de jamón de pata negra y jamón de Jabugo. Arias Cañete, es agricultor, ganadero, bodeguero y como hobby inconfesable (ni siquiera llegó a declararlo ante el Parlamento) vende petróleo en alta mar con una flota de buques cisterna, gracias a una graciosa concesión del Estado. Y todo esto sin perder el buen color de sus mofletes que contrastan con su nívea barba de Papá Noel, de fraile glotón y tragaldabas insaciable. En la sonrisa de Cañete se refleja la autosatisfacción de nuestros ricos, la corrupción da sus frutos y abona España con un sustrato en el que muchos se pudren para que otros, los menos, prosperen, para que los de arriba suban cada vez más alto y los de abajo se hundan cada vez más en el abismo.

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: C.N.T

[Santander] Huelga indefinida en la empresa Tinamenor

1 Xuño, 2014 - 20:57

El día 27 de mayo de 2014, la Sección Sindical de la CNT en la empresa Tinamenor situada en Pesués, compuesta por 16 trabajadoras encargadas de la selección de pescado, ha iniciado una huelga indefinida que tienen intención de continuar hasta que la dirección de la empresa atienda a sus reivindicaciones de un contrato fijo discontínuo y el reconocimiento de su antigüedad en sus puestos de trabajo.

Desde hace más de doce años, estas trabajadoras han venido siendo contratadas a través de una empresa de trabajo temporal, sobrepasando el periodo estipulado por ley de tres años, trás el cual deberían haber sido contratadas por la empresa Tinamenor. Las trabajadoras han intentado llegar a un acuerdo amistoso con la empresa para que fueran reconocidos sus derechos laborales, y evitar así la huelga que en estos momentos se ven obligadas a llevar a cabo. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de las trabajadoras, ha sido la incomprensible ausencia de la empresa en el acto de conciliación, que este lunes debería haber tenido lugar en el organismo de intermediación "ORECLA" y que hubiera podido suponer una solución amistosa a este conflicto.

Una empresa como Tinamenor, que ha sido beneficiada y puesta como ejemplo de buen hacer empresarial por las mas altas instancias de esta región, no debería dejar que el empecinamiento enturbiara su imagen mediática y sus intereses, por un conflicto laboral que como es el caso, tienen perdido de antemano.

Desde CNT hacemos un llamamiento a la dirección de la empresa para que abandone su obstinada actitud y reconozca a estas trabajadoras sus justas reivindicaciones. Les apremiamos a que reconozcan unos derechos que por ley las pertenecen y dejen de generar incertidumbre ante el futuro laboral de unas mujeres que han demostrado de sobra, entrega y eficacia en el trabajo que desde hace tiempo vienen desempeñando.

Secretaría de prensa y comunicación.

CNT-AIT Santander. Cantabria

Categorías: C.N.T

"Aprendimos y disfrutamos lo que era el apoyo mutuo entre los presos"

31 Maio, 2014 - 12:11

Hablamos con Manuel Martínez, ex-preso social de COPEL, la organización que a finales de los 70 organizó la defensa de los presos en las cárceles españolas. Con él rememoramos aquellos años de unión, lucha y la puesta en práctica de la autogestión dentro de las prisiones.

I. Nistal | Periódico CNT

Fotografía: S. Herrero

Pregunta.— Fue condenado por la conocida Ley de Vagos y Maleantes. ¿Qué recuerdas de aquella época?

Respuesta.— Esta ley databa de 1933 y en su primer capítulo dice textualmente que sólo era aplicable a las personas de ambos sexos mayores de 18 años. La sufrieron personas tan poco sospechosas de vagos o maleantes como Durruti y otros cientos de compañeros libertarios, además del resto del colectivo de pobres y marginados sociales.

Fui condenado en 1967 por dicha Ley, siendo menor de edad, con tan solo 15 años recién cumplidos, cuando mi madre les llevó al juez especial la partida de nacimiento que acreditaba mi edad, me concedió la libertad provisional pero continué preso a pesar de mi edad por la causa que me detuvieron; un hurto de uso de un coche, esto demuestra que era un caso claro de doblamiento de condena, por un solo delito te condenaban dos veces.

En 1968, ya con 16 años, de nuevo fui detenido y ocurrió lo mismo, estando a disposición de la capitanía general de la 1º región militar ya que mis dos compañeros eran desertores del servicio militar obligatorio en aquella época, fui procesado y posteriormente condenado por el mismo juez especial de Vagos y Maleantes, Jesús Carnicero Espinosa, a una condena de 18 meses mínimo a 3 años, también lo fui por los delitos contra la propiedad cumpliendo 6 años y 4 meses.

En 1976 volví a ser preso por una expropiación a un banco y otra vez el doblamiento de condena, esta vez con su sucesora la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, era igual a la de Vagos pero con una rebaja en la edad mínima de 18 a 16 años e incluía a los homosexuales y drogodependientes o traficantes. No podías beneficiarte de ningún indulto ni redimir por trabajar, eras obligado a ello sin redención alguna.

Estas dos leyes hoy serían inconstitucionales. En la práctica no tenías derecho de defensa, no podías recurrirla; tenía de un mínimo a un máximo en función de la conducta o de lo mal que le cayeses a algún carcelero, cualquier falta leve interna, era motivo para aumentar la pena mínima y lo hacían, claro está.

En mi segunda etapa carcelaria de 1976 a 1981 la primera medida fue de 4 meses a 3 años y por faltas como autolesiones, huelgas de hambre y una fuga acabé cumpliendo 26 meses.

Precisamente estamos en proceso de querella contra los crímenes del franquismo a través de la justicia universal por estas dos leyes, denunciamos el trabajo esclavo entre otras cosas y a través de la página de Facebook “Ex presxs Sociales-COPEL “hacemos un llamamiento a todos los “vagos y peligrosos” a que se unan a la querella. Somos conscientes de las poquitas personas que puedan estar vivas, la gran mayoría fueron víctimas del genocidio causado por el Estado, bien por la heroína, como en controles policiales o a través de la trama policial de los años de la transición o en las cárceles.  

P.— ¿Qué papel jugaban los libertarios dentro de las cárceles? ¿En qué se diferenciaban respecto a otras corrientes políticas? ¿Quién era “la novia de los presos”?

R.— Los presos libertarios supusieron una gran ayuda al resto de presos sociales por la relación humana que mantenían con nosotros, por sus reivindicaciones coincidentes en su totalidad con los que hacia COPEL, de hecho todos los presos libertarios fueron compañeros activos en la Coordinadora. Aprendimos y disfrutamos lo que era el apoyo mutuo entre todos los presos.

Se diferenciaban con los presos políticos principalmente en que eran abolicionistas. Nunca se consideraban ni les gustaba la etiqueta de políticos.

La CNT era bien llamada la “novia de los presos” por el apoyo sobre todo de sus bases militantes. Como organización también se manifestó a favor de la lucha de COPEL, pero recalco el apoyo de los Comités pro-presos, que fue importantísimo sobre todo para los presos más marginados y represaliados que estábamos en celulares encerrados individualmente 23 o 24 horas diarias, sufriendo torturas de todo tipo, físicas y psicológicas. Esta ayuda y apoyo moral e ideológico, nos daban alas para aguantar tanto sufrimiento. También tenemos que recordar y agradecer la gran ayuda de los abogados solidarios que hicieron mucho - aunque eran una minoría -, nos protegieron muchísimo, todo lo que pudieron.

El grueso de los Grupos Autónomos Libertarios y los Comandos Autónomos Anticapitalistas fue el gran apoyo comprometido que tuvimos en el exterior, sobre todo los primeros hicieron acciones de boicot, expropiaciones, planes de fuga, planes llevados a la práctica, incluso fueron algunos de ellos detenidos y presos por este tipo de acciones en las que se reivindicaba el apoyo a COPEL y la destrucción de las cárceles.

P.— ¿Cuándo entró en la COPEL?

R.— La Coordinadora de Presos en Lucha (COPEL), ya estaba recién creada cuando ingresé en 1976 y ya se había realizado el primer secuestro de compañeros que fueron aislados del resto en la Rotonda de la 6ª Galería. Fueron alrededor de 40, para evitar el contagio y que no se hiciese proselitismo, fracasaron en ese intento porque los compañeros que no incluyeron en ese primer secuestro de 40 y los que como mi caso caímos después, continuamos de forma asamblearia y clandestinamente con la lucha, con huelgas de talleres, huelgas de hambre, denuncias colectivas y mucho intento por concienciar a la mayor parte de los presos de nuestras reivindicaciones.

Recuerdo largas noches escribiendo panfletos a la luz de una vela o candil de aceite con la mano y muñeca hinchada de tanto uso, al final escribíamos «compañero no la tires, pásala» y era increíble, nunca vimos a nadie tirar uno al suelo, fueron pequeños gestos los que nos hicieron concienciarnos de las reivindicaciones. Comenzaron por ser denuncias de las inhumanas condiciones en que se encontraban los compañeros en las celdas bajas de castigo, sin un colchón durante el día, echando cubos de agua para hacer más penosa su situación, sin patio, lectura ni comunicaciones o correo con sus familiares, sin poder fumar y en silencio sepulcral hasta que salieses de celdas. Solían ser castigos de 40 días o 21 que se hacían eternos, las celdas ni ventana tenían, ni lavabo, tan sólo una letrina en el suelo por el que por las noches nos visitaban las ratas y con un cabo de celdas, más cruel todavía que los carceleros.

A medida que íbamos consiguiendo metas como el cierre de las celdas bajas, Palomares, que era donde escondían a los homosexuales del resto de presos, también fueron abiertos para que hiciesen vida común con el resto en igualdad de condiciones, en definitiva, humanizando tanto las condiciones como nuestras relaciones personales y de grupo se fue creando una solidaridad y apoyo mutuo.

P.— ¿Por qué COPEL?

R.— El detonante de la creación y explosión de COPEL fueron las dos amnistías concedidas exclusivamente para todos los franquistas y presos políticos. A nosotros, los presos sociales, se nos intentó acallar con un miserable indulto, encima con la advertencia de que muy posiblemente la Constitución prohibiría la concesión de indultos generales, sólo se reservaron los particulares para sus allegados, policías, empresarios, corruptos de todo tipo políticos, militares, etc.

Destacaría de este movimiento las más de cien fugas que se lograron llevar a cabo y la solidaridad en que vivimos esos casi tres años, así como la toma de conciencia de quien era nuestro mayor enemigo, las  autoestimas colectivas cada vez que conseguíamos una reivindicación y por supuesto cada vez que destruíamos una cárcel en un motín eran subidones de adrenalina, a pesar del terror que les seguía.

Después con la nueva Ley General Penitenciaria (debían de tener mucha urgencia), que fue la primera ley orgánica que se aprobó en el parlamento, con sus permisos, vis a vis, desaparición de censura, etc. Un claro ejemplo del “divide y vencerás”, porque poquitos han sido los presos reconocidos como militantes de COPEL que hayamos tenido acceso a ninguno de esos beneficios, sólo el hablar con nosotros era motivo para que no le concediesen ninguna petición a nuestro interlocutor.

Nosotros acabamos como cuando comenzamos, chupando celular sin beneficio alguno, torturados por carceleros o antidisturbios, con todo tipo de censura, por eso lo importancia de los comités de apoyo, que sólo con su cariño y empatía nos hacían libres y más soportable esa situación.

P.— ¿Qué fue la Comuna Libertaria?

R.— En la cárcel de Carabanchel y en cualquier otra donde se juntaran un grupito de presos con esa afinidad libertaria sin importar raza, condición o procedencia social, en el caso de Carabanchel por ser una cárcel donde estaban todos los presos políticos a la espera de ser juzgados en la Audiencia Nacional, antiguo T.O.P. (Tribunal de Orden Público franquista) existían varias comunas: milis, polis-milis, Terra Lliure, independentistas, gallegos, GRAPO, FRAP, CNT, y la libertaria, estas dos últimas en ocasiones sólo fueron una.

En ella estábamos presos sociales, autónomos, libertarios y autónomos anticapitalistas de Euskadi, las demás comunas eran bastante herméticas, sólo tenían cabida sus militantes, no así la libertaria que estaba abierta, en ella se compartía la comida que en esa época todavía podían pasar los familiares. Solía haber biblioteca en alguna celda próxima, se disponía de un infernillo eléctrico para poder calentar los alimentos del exterior… Esta comuna no era propiedad en exclusiva, los presos sociales también podían hacer uso racional de él. Otra diferencia notable era la relación entre sociales y libertarios que era abundante, todo se compartía, había caja común y a todos nos unía nuestra reivindicación abolicionista de la cárcel. En mi caso personal me enriqueció mucho como persona, mi relación con el movimiento libertario, tengo muy bellos recuerdos de compañeros libertarios, con los que coincidí tanto en la comuna como en la lucha de COPEL.

P.— ¿Cómo ocurrió el motín de Carabanchel?

R.— El motín del 18 de julio de 1977 en Carabanchel fue ideado principalmente por el núcleo de compañeros que estaban aislados en la rotonda de la 6ª Galería. La fecha no fue casual, todo estaba preparado con antelación incluso se llegó a debatir en asambleas clandestinas, la comunicación entre los colegas de la rotonda y los que estábamos en la 3ª era fluida y diaria, así estábamos al tanto por ambos lados, el aislamiento no era obstáculo para nosotros que ya llevábamos muchos años de experiencia carcelaria a nuestras espaldas.

Previamente fuimos estudiando nuestra subida, así nos organizamos en grupos para que al detonante o aviso que era cuando un grupo pequeño - con el fin de que pudiese ser rápida la acción- , seis o siete personas subieran al tejado nos pondríamos en marcha nosotros. Un grupo se encargaba de expulsar a los carceleros, no hizo falta porque al primer grito salieron corriendo y nos dejaron encerrados en la galería. Otro grupo abrimos una puerta que daba a un patio muerto y una galería sin terminar de construir por donde subimos a la terraza, de allí haciendo un apaño con tres tablones de obra atados con tiras de sábanas pasamos de la galería sin acabar que sería la 2ª a la nuestra, la 3ª, esto fue muy peligroso pues había una altura considerable de cuatro pisos creo recordar, y para mí que sufro de vértigo fue lo peor de mi vida, agarrándome a los ladrillos de la cúpula y sin mirar hacia abajo lo logré, también empujado por los ánimos de los colegas que venían detrás de mí, así pude pasar a pesar de que los tablones no eran nada firmes. Una vez en la terraza, fuimos rompiendo y haciendo agujeros para que subieran el resto de compañeros. A la gran mayoría les pilló por sorpresa el motín aunque el ambiente que respirábamos era de eso después de la amnistía.

Se invitó a los que no quisieran secundar el motín a que sin ningún problema podían bajarse o no subir. Poca gente no se unió, estuvimos tres días con sus noches, abrasándonos de día y helándonos por la noche, sin comida y lo peor, sin agua, hicimos asambleas por todos lados. Nos organizamos en todos los frentes para defendernos de los ataques de pelotas y balas de goma y de plomo, gases lacrimógenos que nos lanzaban desde dos helicópteros, al principio botes pequeños de 1 kilo, luego fueron botes de 5 kilos. Esto fue porque los de un kilo se los devolvimos a los antidisturbios que estaban en las otras galerías y abajo escondidos, tuvimos que bebernos el agua de las cisternas del váter, de las celdas del último piso, bajamos en plan comando a coger el agua para que bebiésemos todos, jugando al escondite con los policías, a los que cogían les molían a palos.

Los dos primeros días estuvieron negociando los abogados solidarios con el Gobierno, pero había mucha confusión, ya no estaba Franco pero sí que seguían siendo los mismos esbirros y esto para ellos era imposible de tolerar. Tuvimos un gran apoyo social en el exterior. Los dos primeros días con la AFAPE, (asociación de familiares y amigos de los presos) luego les fueron alejando con camiones cisternas de agua a presión, a caballo pegando indiscriminadamente a personas mayores, niños y a lo que se moviese.

Los dos primeros días con la cárcel acordonada, era impresionante la energía y solidaridad que nos transmitían con sus gritos y banderas, sobre todo negras, rojinegras y alguna que otra con la hoz y el martillo, por la noche aguantaban con hogueras para calentarse y que les viésemos, nos cantaban, gritaban consignas de apoyo, realmente este apoyo nos dio alas, cuando ya vimos que los iban alejando, nos temimos lo peor, así que siempre en asamblea se decidió bajar, teníamos garantías que no se iban a producir torturas pero sabíamos que no las cumplirían, como así fue. Fueron buscándonos selectivamente y a los que consideraron más participativos nos llevaron secuestrados en grupos de 40 que éramos los que cabíamos en cada furgón de la Guardia Civil.

Nos quitaron nuestras ropas, nos dieron un mono azul y después de una enorme montaña del calzado que nos quitaron nos hicieron coger un par para cada uno, claro íbamos con dos playeras del mismo pie, o números pequeños o grandes.... acabamos todos descalzos.

A mí me mandaron a El Coto, en Gijón. En cuanto llegamos entramos los 40 compañeros cantando nuestro himno a grito vivo con letra de COPEL y música del himno de los partisanos Bella Ciao. Nos recibieron los carceleros apoyados por antidisturbios pero en esa ocasión no se atrevieron a pegarnos como sí ocurrió en Carabanchel cuando salimos, que nos hicieron pasillos de policías. Les debimos dar pena por el aspecto que teníamos descalzos, llenos de mierda de cuatro días con el mono azul, llenos de hematomas y heridas por todo el cuerpo, oliendo a Zotal, que son unos polvos que nos echaron en Carabanchel para desinfectarnos y evitar epidemias, decían.

Al día siguiente en la asamblea desde las ventanas de nuestras celdas, nos pusimos en huelga de hambre y nos autolesionamos cortándonos en los brazos cada uno con lo que tenía a mano trozos de cristal, latas, clavos afilados, plásticos que con fuego y machacando el filo bien, también cortaba, también nos tragamos objetos con el fin de visibilizarnos y salir al hospital, cosa que solía ocurrir, nos tragábamos mangos de cuchara de aluminio, chapas de botellas, cadenas de las cisternas, etc. Menos mal que no teníamos que pasar por ningún detector, bueno tal vez ni existiera en esos años.   

Este motín tuvo efecto llamada en otras muchas prisiones que también se destruyeron por todo el Estado. Los secuestros y la dispersión nos vinieron bien para extender la lucha a casi la totalidad de las cárceles.

P.— ¿Llegó a conocer a Agustín Rueda?  

R.— Personalmente no llegué a conocer a Agustín Rueda, pero sí a través de otros compañeros tanto sociales que convivieron con él, como autónomos libertarios que se conocían de dentro y de fuera de la cárcel. Precisamente en marzo de este año pasado asistí al homenaje que se le hizo en el Pirineo donde se volvió a colocar una placa en recuerdo de su persona y la de Simón, compañero que fue detenido y torturado junto a él.

P.— ¿Cuándo comenzó a hacer estragos la heroína dentro de las cárceles?

R.— La heroína fue introducida al mismo tiempo en los barrios obreros más combativos así como en las cárceles, más o menos por el año 78. Fue una experiencia que viví y sufrí dentro, en concreto en Carabanchel. Pasamos de tener hachís y alcohol (vivíamos en un régimen de mal llamada autogestión que era nuestra exigencia, era una co-gestión a secas pero aun así teníamos parte y a veces la totalidad del control de la prisión) a tener acceso a estas drogas blandas y que era lo único que existía se pasó de repente (aprovechando una ocupación de toda la prisión por los antidisturbios), a no encontrar ni un chupito de coñac o un canuto que compartir, eso sí, había heroína por todos los rincones, se preocuparon mucho con que no pudiese entrar nada de bebidas, hachís o marihuana, para así viciar a gran parte de los presos a la heroína.

Fue una experiencia muy dura para todos los presos, pero principalmente para los militantes más concienciados de COPEL, que vimos como compañeros de lucha iban cayendo en la adicción a la heroína, conocimos los primeros síndromes de abstinencia y sus consecuencias funestas para el colectivo. Desde las últimas asambleas que celebramos se avisaba a todo el mundo del peligro de consumir esta droga, pero no fue eficaz. Nosotros en un principio mediábamos en los conflictos a veces muy violentos entre grupos de incontrolados (yonkis) que eran protegidos por los carceleros por el buen trabajo de desestabilización e insolidaridad que hacían. Por el contrario a los miembros de la coordinadora nos secuestraban llevándonos a otras prisiones, en régimen celular, o sea, 23-24h en una celda, así que la jugada de la introducción de la heroína fue muy rápida, dio sus frutos y preparó el terreno para que fuese bien vista y acatada la reforma general penitenciaria. Esta reforma cambió la tipología de los presos pasando a ser los delitos contra la salud pública los mayoritarios, robos, hurtos y demás hechos exclusivamente para tener la dosis, después y a consecuencia de esta jugada apareció el SIDA ya que todos compartían jeringuilla, la hepatitis..., apareciendo el preso dependiente.

P.— ¿Cómo vivieron la Ley de Amnistía del 77? ¿Se respiraban aires nuevos con el fin del franquismo?

R.— La lucha por la amnistía se vivía muy intensamente hasta que se consiguió, aunque no beneficiase a los presos sociales que eran víctimas del franquismo y paradójicamente si beneficiaba a los causantes de esas víctimas, o sea, a los dictadores y todo el aparato policial, judicial, carcelero, etc., que siguieron ejerciendo y encima amnistiados por si acaso.

La lucha por la amnistía fue muy participativa en los grandes núcleos urbanos y obreros, desde dentro de las cárceles también se luchó por ella, por eso supuso un duro golpe moral para los presos que nos quedamos dentro, sobretodo constatar la falta de apoyo de los grupos políticos incluyendo a la izquierda en pleno.

La única honrosa excepción fue CNT y el Movimiento Libertario así como parte de los intelectuales que de pasada hicieron algún comentario. Desde luego no acabó con nuestras ansias de libertad, COPEL creció y se radicalizó nuestra lucha con acciones más contundentes, creció nuestra solidaridad y el apoyo mutuo, aprendimos a compartir, a vivir en comunidad, a autogestionarnos dentro de las limitaciones de la cárcel.

P.— ¿Qué te sugiere el nombre de Rafael del Río?

R.— Recuerdo que era un policía que llegó a director general con los socialistas y que estuvo vinculado con el GAL en la lucha de las cloacas. Actualmente es director de Cáritas unos años (destinos del Señor).

P.— ¿Cómo calificarías tú paso por la cárcel? ¿Qué diferencias o similitudes ves respecto a la actualidad?

R.— Mi paso por la cárcel, 11 años en total, estuvo precedido por colegios internos de monjas y curas, psiquiátricos y reformatorio de menores también de los curas terciarios capuchinos. Por esto y a la temprana edad de 13 años que comenzaron a reprimirme, me fui haciendo un callo para poderlo soportar.

Hubo dos etapas diferenciadas, no por la calidad o cantidad en cuanto a tortura o represión, que era similar, fue el antes y después de conocer quién era realmente mi enemigo, el Estado, con todo su aparato represor, esto se lo tengo que agradecer a los compañeros, primero marxistas y luego anarquistas, con los que conviví, sufrí y aprendí mucho, tanto en la teoría que me leí a todos los clásicos, como en el día a día. Libros como Los anarquistas expropiadores moldearon mi personalidad, pasé de ser un atracador a ser un expropiador y esto fue muy enriquecedor para mí, moral no económicamente, bueno, también aprendí a valorar el dinero en su justa función social; la de cubrir nuestras necesidades. Por esto, nada más salir en el 81, formamos un grupo y nos dedicamos a ayudar a los “compis” que estaban dentro, a los que salían, a los que volvían a caer, así hasta que por razones de seguridad tuve que irme a la clandestinidad, acogido por una gente que es todo solidaridad y practican lo del apoyo mutuo hasta sus últimas consecuencias. Vivimos clandestinamente en una pequeña comuna durante varios años, tuvimos hijos y ya regresamos casi todos a la tierra que nos torturó.

Similitudes con la actualidad en las cárceles las hay, sólo el hecho de ser cárcel es tortura, aunque tengan barrotes de oros y a pesar de los módulos de respeto o por culpa de ellos, en la cárcel se sufre todos los días. La lista de carencias simplemente sería larguísima y para lo último que sirven es para rehabilitar que ni eso hacen ni lo intentan, sólo lo publicitan. Sólo sirve y se sirven de ella para castigar, leyendo el libro de César Lorenzo Cárceles en llamas (ver CNT nº 407) se comprende muy bien todo esto.

Yo animo a toda la gente solidaria que la hay en este país y en el mundo entero a que formen grupitos de apoyo para ayudar a todos estos presos que tenemos y a su entorno si lo tuvieren. Existen cadenas perpetuas encubiertas, enfermos terminales y existen los FIES, que no por ser ahora legales, son menos crueles, si acaso peor todavía. Llevan más de un año con la campaña “Cárcel=Tortura” y no lo visibilizamos lo suficiente para lo que se merecen y lo que arriesgan.

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: C.N.T

[Valladolid] Éxito en el primer día de huelga en el Teatro Calderón de la Barca

30 Maio, 2014 - 21:38

Desde CNT se afirma que las declaraciones de la Concejala de Cultura, Mercedes Cantalapiedra, sobre los servicios mínimos son mentira.

Como ya se estuvo informando a las puertas del Teatro Calderón la semana pasada, hoy daba comienzo la huelga convocada por el colectivo de técnicos de la Sección Sindical de CNT en el Teatro Calderón, con un paro que ha durado desde las 11:00 hasta las 12:00.

La huelga ha conseguido paralizar el montaje, siendo secundada por un 90% de la plantilla. “La huelga de cuatro trabajadores”, como ha declarado Cantalapiedra, puede parar el teatro si dichos trabajadores se lo proponen. Aunque no es el caso. Los técnicos han convocado la huelga tras innumerables acercamientos a la empresa Eulen, concesionaria del servicio, y a la empresa en B que preside el alcalde, la Fundación Teatro Calderón, obteniendo el silencio por respuesta en el mejor de los casos.

Somos los técnicos y si queremos paramos cualquier función, pero no está en nuestro ánimo. Nosotros estamos por la cultura, por eso hemos aguantado lo indecible la prepotencia de las dos empresas. Pero tenemos orgullo y amor por lo que hacemos, por lo que los paros, en la medida de lo posible, afectarán lo mínimo a las funciones”, han declarado este colectivo de técnicos.

No ha sido hasta ahora, cuando la situación de precariedad ha sido insostenible que la Sección Sindical de CNT ha decidido convocar la huelga. Y siempre pensando en causar el mínimo perjuicio a los usuarios, “que son, junto a los trabajadores, quienes sustentan la cultura”.

En el teatro no se han declarado servicios mínimos por ninguna autoridad con competencias. Por tanto, si las funciones se hacen en el tiempo prefijado, es por la buena disposición de los técnicos que secundan la huelga. Lo que no quiere decir que por las especiales circunstancias de montaje cualquiera de las funciones que se realicen dentro del calendario de paros se retrasen más de lo previsto.

La única propuesta que ha habido de servicios mínimos ha sido por parte de la empresa Eulen. A lo que el Comité de Huelga les expuso que si creían que eso era legal que los impusieran unilateralmente. La ley determina que los únicos servicios esenciales son los de urgencias y socio-sanitarios. En el teatro no hay posibilidad de imponer servicios mínimos sin vulnerar un derecho fundamental como todavía lo es el de la huelga.

La Sección Sindical de CNT tramitó una comunicación a las empresas para que hoy se sentaran a negociar y accedieran a las peticiones de los trabajadores, para acabar así con la situación de incertidumbre en la que se encuentran los usuarios del Teatro. Sin embargo, ninguna de las empresas convocadas ha respondido a esta convocatoria.

Desde CNT han mostrado continuamente su voluntad de acabar con este conflicto, con la petición de soluciones muy sencillas a la situación de precariedad a la que se ven sometidos los trabajadores del Calderón en general y los Técnicos en particular, por lo que consideran que las palabras de la responsable de cultura local son una absoluta irresponsabilidad en un conflicto en el que ella, como parte implicada, se tenía que haber volcado para encontrar vías de solución siempre, claro, en defensa de los intereses de los trabajadores.

http://cntvalladolid.es/article1411.html

Categorías: C.N.T

 

Sección sindical Xunta de Galicia

Campañas

 

Multimedia

Entrevista a sección sindical da Xunta de galiza realizada en Radio Filispim

Eventos

« Setembro 2014 »
LunMarMérXovVenSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930